A menudo…

A menudo decimos que damos lo mejor de nosotros mismos.

Ésto pasa , no con todo el mundo pero sí con ciertas personas a las que queremos especialmente y parece que indirectamente siempre esperamos algo a cambio. No que nos devuelvan el mismo favor pero sí que nos traten de la misma manera, que nos quieran igual, que nos traten con el mismo respeto, que nos den las gracias, que nos reconozcan lo que hacemos por ellos. Entonces es ahí cuando llega la frustración y la decepción. Cuando no recibes de esas personas tanto como lo esperabas . Pero el problema es nuestro porque si no esperas no te decepcionaras. Así que dar es gratis sin esperar nada a cambio. Ahí está la diferencia con el resto. A pesar de que los demás no te valoren , te aparten o no respondan a tus sentimientos no pasa nada, sigue dándote y en algún lugar de su ser la semilla calara aunque no sea visible a simple vista. En eso consiste la vida, en sorprenderse a si mismo en cada paso…